Historia del Jardin Zenea

Viernes 11 de Marzo de 2011

 

El corazón de Querétaro es un lugar muy colorido y concurrido, aunque en ocasiones también apacible, con sus altos y frondosos árboles, convierten a este jardín elegante con su estilo noveau, plaza en la que los queretanos y turistas podemos disfrutar paseando en Centro Histórico de Querétaro.

El jardín cuenta con una fuente de la Diosa Griega Hebe que fue donada en el año de 1882 por don Cayetano Rubio, quien también obsequió en 1907 el kiosco, muy elegante y de estilo afrancesado, acorde a la decoración de este lugar de esparcimiento.

Junto con la Plaza de Armas, el Jardín Zenea es el mayor centro de atracción popular de nuestra capital queretana. Ahí se presentan diversos eventos culturales, como la "Banda del Estado", que se presenta todos los domingos invitando a la gente a que se siente alrededor del kiosco a disfrutar de la música, también de los bailes de danzón. Se presentan diferentes grupos de danzón de las diferentes escuelas, como los de la Casa del Faldón y otras que tienen su sede en el Jardín del Arte.

En diciembre este lugar se viste muy alegre, con adornos navideños muy coloridos y música. También se acostumbra la tradicional puesta del nacimiento que es muy grande y colorido y entre el que mucha gente gusta de pasear, admirando las figuras y montajes de pasajes bíblicos.

El jardín es singular porque resume gran parte de la historia de Querétaro, al estar rodeado por unas de las más importantes y bellas construcciones. En ese lugar estaban los huertos, el panteón y también había siete capillas del Convento de San Francisco, el cual fue destruido antes de la Reforma, debido a los conflictos que tenía la Iglesia.

La remodelación se realizó 1548 por el gobernador Benito Santos Zenea, a quien debe su actual nombre. También fue parte de la Plaza Virreinal y parte del atrio del ex Convento de San Francisco que fueron convertidas en el actual jardín Zenea y la Plaza Constitución. Enfrente del jardín, en la calle de Juárez, es donde se construyó la primera estación de gasolina del Estado.

En 1990 el Ayuntamiento remozó este céntrico lugar, retomando su trazo original, se cambió el piso por cantera de excelente calidad, candiles con focos blancos, se restauró el kiosco y se colocaron bancas de hierro.

El ex Convento de San Francisco que actualmente es el Museo Regional se encuentra enfrente del Jardín Zenea, considerado el Jardín Central de la ciudad de Querétaro.